Lo bueno, lo malo y lo feo del 18 de mayo

El mercado de las gasolinas recibió más buenas noticias, pues Glencore en conjunto con G 500 buscarán ser los proveedores más grandes de combustibles después de Pemex. Sin embargo, el Banco de México espera que la inflación sea mucho más alta al cierre del año.

Escrito por: Arturo Alavez Mayo 19, 2017, 5:03 a.m. Qué debo saber

 

La minera Glencore, en alianza con el consorcio G 500 ya levantaron la mano para ser proveedores de las gasolinerías en México en un mercado que atraviesa por un intenso periodo de anuncios de inversión.

Sin embargo, el Banco de México no dio buenas noticias, pues espera que la inflación sea todavía más alta en lo que resta del año.

Y los brasileños sufren con el tercer presidente de forma consecutiva, pues ahora Michel Temer, actual mandatario del país sudamericano está en el ojo del huracán, por encubrir al ex presidente del Congreso.

LO BUENO

Glencore y Grupo Gasolinero 500 (G500) firmaron un acuerdo para crear la plataforma G500 Network, cuyo fin es abastecer a 12% de las gasolinerías en México.

De acuerdo con un comunicado de la minera, el emprendimiento conjunto se desarrollará conforme se liberen los precios en las diferentes regiones del país, por lo que todavía falta tiempo para que las estaciones de servicio puedan cambiar de proveedor de combustible.

La decisión sigue al fin del monopolio que durante décadas mantuvo la estatal Pemex en la producción, refinación y comercialización, incluyendo el mercado minorista.

A este anuncio se suman los que hicieron el miércoles pasado Exxon y Shell. ¿Será acaso este el verdadero motivo por el que al gobierno federal le urge combatir a los huachicoleros?

LO MALO

El Banco de México está cada vez más pesimista sobre el futuro de la inflación en el corto plazo, pues dijo que al fin de año el indicador se ubicaría “muy por encima” del objetivo de 3%.

Además, reconoció que el balance de riesgos de la inflación empeoró, aunque dijo que los precios al consumidor empezarán a controlarse “en los últimos meses” del año y que para 2018 regresará al objetivo, pero con tantas correcciones…

LO FEO

Los brasileños tienen una pésima racha con los presidentes, pues después de las acusaciones de corrupción contra Lula Da Silva y la destitución de Dilma Roussef por los huecos fiscales, ahora Michel Temer entró al ojo del huracán.

El mandatario es acusado de corrupción, mismo que surgió a partir de la filtración de audios que llegaron a la luz en la página electrónica del diario O’Globo. En todos lados se cuecen habas, pero allá y en Guatemala, los mandatarios corruptos ya acabaron en destitución, situación a la que también se acerca peligrosamente Donald Trump.

Mientras tanto, en México…

Compartir publicación