Afirma WEF que un ciberataque puede ser fatal y va por normas internacionales de seguridad digital

El Foro Económico Mundial señala que el año pasado 30 gobiernos reconocieron que tienen la capacidad de atacar cibernéticamente a manera de armamento.

WEF considera que más de 30 países podrían orquestar un ciberataque de grandes dimensiones a otras naciones
Escrito por: Roberto Romero Ene. 4, 2018, 8:44 a.m. Economía

Las capacidades y habilidades que tienen los gobiernos para efectuar una guerra de manera digital tiene que ser regulada, y debe crearse un marco común de los límites permitidos, afirmó el Foro Económico Global (WEF, por sus siglas en inglés).

En el marco previo a su reunión anual, en Davos, Suiza, publica en el reporte "La urgencia de una Convención de Génova Digital", que el año pasado 30 gobiernos diferentes reconocieron que tienen la capacidad de atacar cibernéticamente a manera de armamento.

Señala que a diferencia de las armas convencionales, los arsenales cibernéticos son clandestinos e intangibles, subicación y capacidad es difícil de rastrear e identificar. En consecuencia, es mucho más probable que el número de países que tienen esta capacidad sea mucho más grande y continúe creciendo en los próximos meses y años, indica el documento.

El WEF hace notar que con el incremento en la digitalización y los procesos de inteligencia artificial para cualquier economía o empresa las consecuencias de un ciberataque a gran escala serían fatales.

Actualmente existen algunas normas para ciberseguridad, pero son muy limitadas a ciertas áreas de acción o no cubren todos los escenarios posibles, incluyendo ataques cibernéticos a civiles.

En Naciones Unidas se realizó un pronunciamiento para considerar al ciberespacio bajo las leyes del derecho internacional, lo cual crearía una obligación para los gobiernos de respetar la normatividad de guerra.

La institución hace notar que estos marcos no se consideran en condiciones pacíficas, es decir, sólo en  el estado beligerante, y en consecuencia se están encontrando dificultades para que los estados se ciñan a mayores compromisos.

Compartir publicación