Canadá cede y EU tendrá acceso a su mercado de lácteos

Ottawa señala que es inminente un acuerdo comercial con Washington, aunque por ahora no hay nada asegurado

Chrystia Freeland ve avances en negociación con EU para TLCAN
Escrito por: Roberto Romero Sep. 12, 2018, 8:59 a.m. Economía

Chrystia Freeland, ministra de relaciones exteriores de Canadá, consideró que es inminente un acuerdo con Estados Unidos sobre la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Y es que trascendió que Canadá está dispuesta a ofrecer a Washington una concesión de acceso al mercado de lácteos, aunque limitado, lo cual era una de las trabas para cerrar el acuerdo.

Sin embargo aún queda por negociar un sistema para resolver disputas comerciales y protecciones culturales para los medios canadienses.

De cualquier forma, es posible que los productores de lácteos de Canadá reaccionen ante la apertura de la competencia que se avecina.

Fuentes allegadas al tema señalan que Canadá está dispuesta a ofrecer concesiones similares en la industria láctea a las que acordó en pactos de libre comercio con la Unión Europea y naciones de la Cuenca del Pacífico.

A cambio, Canadá podría solicitar concesiones de Estados Unidos en el llamado mecanismo de resolución de disputas, denominado capítulo 19, que permite a Canadá combatir los aranceles antidumping estadunidenses, que considera injustificados.

Ayer, Freeland tuvo conversaciones con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, a las que calificó como muy productivas aunque aún no hay nada resuelto.

En tanto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que las conversaciones avanzaban bien con Canadá y que ansiaba cerrar un trato. Antes, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, aseguró que la imposición de nuevos aranceles a la industria automotriz canadiense tendría consecuencias devastadoras en Canadá, pero también en Estados Unidos.

“Sabemos que si Trump continúa con sus aranceles punitivos sobre los autos, con los que ha amenazado, será devastador, obviamente para la industria automotriz canadiense, pero también para la estadunidense, porque podría causar despidos masivos”.

Compartir publicación