Moody´s advierte que el "colchón" fiscal  que dejó EPN se le acabará a AMLO en 2019

Advirtió que se espera que para el año entrante persista el sentimiento adverso del mercado financiero en México por escepticismo de parte de inversionistas. Puede haber contagio a otros sectores por cancelación de NAIM

Moody´s adevirte riesgos para México
Escrito por: Isaac Luna Dic. 4, 2018, 8:21 p.m. Economía

La calificadora Moody´s advirtió que el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), heredó de la administración de Enrique Peña Nieto una posición fiscal sólida y con un crecimiento económico constante, aunque el espacio fiscal es limitado y prevé que se acabará en 2019.

Jaime Reusche, quien es analista soberano de Moody's, aseguró que los niveles de déficit fiscal y deuda mejoraron en la pasada administración, lo que deja al nuevo gobierno en un punto de partida sólido en lo que tiene que ver con temas tributarios, además de que proporciona un amortiguador a corto plazo para el país.

No obstante, señala que para 2019 se espera que persista el sentimiento adverso del mercado financiero, derivado de una baja credibilidad política y escepticismo por parte de los inversionistas.

Lo anterior debido a las dudas de que el nuevo gobierno en realidad pueda cumplir las promesas de responsabilidad fiscal.

 “Más allá de 2019, es difícil ver con claridad lo que está por venir, la evolución del perfil de crédito soberano de México dependerá de la capacidad de las autoridades para preservar la rectitud fiscal, promover el crecimiento sostenido y aumentar la credibilidad de la política”, indicó Moody´s.

Jaime Reusche advirtió además que si el sentimiento negativo del mercado persiste, la confianza de las empresas, el crecimiento a mediano plazo y las perspectivas de inversión se verán afectadas de forma negativa.

Reusche destacó que luego de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), las reacciones de los mercados financieros se han hecho presentes, por lo que existe el riesgo de que haya un contagio de este sentimiento negativo sobre perspectivas de inversión en otros sectores.

 “El daño ya está hecho. Será muy difícil recuperar la confianza de los inversionistas”, señaló la agencia.

Concluyó que la presión sostenida sobre el tipo de cambio y las tasas de interés internas complicarán la gestión económica y fiscal en 2019.

Compartir publicación