Ante emergencia por COVID-19 más de 50 naciones han impuesto restricciones a la exportación de suministros médicos

Global Trade Alert (GTA) explicó que las historia de miedo del dominio de un solo país sobre el comercio de suministros médicos "no corresponden a los hechos", puesto que la concentración en este ámbito sólo se reduce al 3.5% de los aparatos involucrados

GTA alertó que las restricciones a los ventiladores médicos pone de manifiesto la debilidad de los países en desarrollo por la falta de su tecnología
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Marzo 24, 2020, 3:03 p.m. Qué debo saber

Suman ya 54 gobiernos del orbe que impusieron 46 restricciones a la exportación de suministros médicos desde principios de año, reveló un estudio divulgado por Global Trade Alert (GTA), organización que surgió en el 2009 cuando se temía que la crisis financiera mundial llevaría a los gobiernos a adoptar políticas generalizadas de “empobrecer al vecino” al estilo de la década de 1930.
De acuerdo con su reporte, tan sólo este mes se han anunciado 33 de dichas prohibiciones, en un claro indicador de lo rápido que se han extendiendo los nuevos límites en el mundo.
GTA hace ver que las restricciones de exportación en los ventiladores médicos pone de relieve los riesgos para los países en desarrollo durante esta pandemia, y destacó que 25 naciones que exportan cantidades significativas de ventiladores médicos incluyen una sola nación en América Latina y ninguna en África, la región de la Comunidad de Estados Independientes (10 de las 15 exrepúblicas soviéticas), el Medio Oriente y el sur de Asia.
Simon Evenett, economista de la Universidad de St. Gallen en Suiza destacó que “dada la sofisticada tecnología que se encuentra en los ventiladores de vanguardia, es poco probable que haya productores locales en estos países capaces de cumplir con los estándares mundiales. Por lo tanto, miles de millones de personas en los países en desarrollo dependen del comercio internacional para acceder a esta tecnología crítica, utilizada para ayudar a los pacientes que sufren de etapas avanzadas de COVID-19”.
Además, hizo resalta que un estudio detallado de los patrones globales de exportación de suministros médicos revela que la preocupación sobre la dependencia de un número muy pequeño de exportadores extranjeros se aplica, como máximo, a tres tipos de prendas de protección, las cuales representan menos del 3.5% del comercio total de prendas de protección.
De ahí que  consideró que “las historias de miedo que hay en China, India o cualquier otro país del dominio absoluto sobre el comercio mundial de suministros médicos están en desacuerdo con los hechos. Este hallazgo debilita los argumentos de seguridad nacional y política industrial para limitar el comercio y repatriar las cadenas de suministro”.
Agregó que las barreras a la importación establecidas antes de la pandemia, que esencialmente gravan los equipos médicos, desinfectantes y jabones importados, plantean dudas sobre la coherencia de la política comercial de muchas naciones.
Hizo ver que sorprende que 78 gobiernos gravan las importaciones de jabón a tasas del 15% o más, que 15 países tienen actualmente restricciones no arancelarias a las importaciones de equipo de protección y 23 tienen restricciones no arancelarias a los desinfectantes importados.

Compartir publicación