Baja S&P calificación soberana de México a BBB con perspectiva negativa

La calificadora de valores destacó dos shocks internacionales, en este caso el COVID-19 -que afectará también el desempeño de EU nuestro principal socio comercial-, y la caída de los petroprecios, aunque también considera que en el mediano plazo pesa la falta de confianza que inhibe la llegada de inversiones

S&P destaca que el pasivo de PEMEX ya se convirtió también en una carga para las finanzas del país
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Marzo 26, 2020, 5:40 p.m. Economía

Standard & Poor’s (S&P) redujo la calificación soberana de México a sólo dos escalones arriba del grado de inversión, esto es BBB con perspectiva negativa, al prever un impacto pronunciado sobre la economía debido a la pandemia del COVID-19.
La calificadora recordó que el singo negativo significa que existe el riesgo de otra baja en un periodo de 12 a 24 meses como resultado de una ejecución de políticas irregular o no efectiva.
S&P aclaró que perspectiva hacia la baja se mantiene  por el potencial debilitamiento de las finanzas públicas.
Explicó que se prevé “un impacto pronunciado sobre la economía mexicana derivado de la combinación de shocks del COVID-19 –en México y en Estados Unidos su principal socio comercial– y de la caída en los precios internacionales del petróleo. Estos shocks, aunque temporales, empeorarán la ya débil dinámica de la tendencia de crecimiento para 2020-2023, que refleja, en parte, menor confianza del sector privado y el poco dinamismo de la inversión.”
Añadió que para el gobierno ha sido un desafío manejar la presión sobre las cuentas fiscales del país frente a shocks económicos y del precio internacional del petróleo, además de tener una estrecha base tributaria no petrolera.
La calificadora de valores indicó que “suponemos que el gobierno tomará medidas para contener la ampliación del déficit fiscal que proyectamos y el incremento en la carga de la deuda soberana como resultado de la desaceleración económica –provocada por los recientes shocks externos. Sin embargo, la prolongada debilidad de su desempeño fiscal y el consecuente aumento en la deuda, o el riesgo de una implementación débil de políticas, podría llevarnos a bajar nuevamente la calificación”.
Destacó una vez más la creciente presión para las finanzas públicas por PEMEX que ya se convirtió en “un potencial contingente para el soberano”.
 

Compartir publicación