Credit Suisse y Moody's Analytics prevén crecimiento y consumo débil para 2020

Además estiman que habrá presión fiscal y la inversión continuaría deprimida, lo que podría impactar la aún alta popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador

Moody's Analitycs consideró que el consumo interno está apoyado por programa sociales, lo cual es ficticio y genera presiones inflacionarias
Escrito por: Isaac Luna Julio 4, 2019, 9 a.m. Economía

La inversión privada podría seguir deprimida lo que al final podría afectar aún más la confianza de los consumidores consideró la firma de inversión Credit Suisse, la cual coincidió con Moody's Analitycs quien estimó que la incertidumbre para el crecimiento en 2020 se extenderá puesto que por ahora el consumo interno se ha visto favorecido por los programas sociales, lo que es no es bueno porque ello resulta transitorio además de que genera presiones inflacionarias y amplía el déficit externo.

El economista en jefe de Credit Suisse, Alonso Cervera, revisó su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México para 2019 a 0.7%, desde un 0.9%, que había calculado con anterioridad, la tasa más baja desde 2009. En tanto que para el siguiente año considera que el país solamente crecerá 1.9% un nivel por debajo del 2% que registró el país al término de 2018.

El especialista agregó que “el crecimiento débil probablemente afectará aún más la confianza de los consumidores y las empresas, lo que podría impactar la todavía alta popularidad del presidente”.

Indicó que la inversión podría seguir deprimida dadas las preocupaciones sobre los proyectos como el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya.

 “La inversión privada parece estar todavía en un estado de crisis, ya que las empresas esperan una mayor claridad y coherencia de las acciones gubernamentales”, consideró Cervera.

Por su parte Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, aseguró que el próximo año es de muchos retos para el país y uno de ellos es justamente poder alcanzar un mayor crecimiento.

Señaló que si bien es cierto que los programas sociales han apoyado el consumo, la inversión continúa estancada y ello repercutirá de manera negativa en las metas de desarrollo económico.

Coutiño aseguró que  “el 2020 se ve con bastante incertidumbre en materia de crecimiento, ya que hasta ahora se ha mantenido gracias al consumo estimulado por los programas sociales, lo cual no es lo recomendable”.

Explicó un crecimiento basado en el consumo resulta transitorio, además de que genera presiones inflacionarias y abre el déficit externo.

Por su parte Banco Base, recortó su estimación de crecimiento del país para este año y el 2020, colocándolos en 1.0% y 1.6% respectivamente, afectado por el subejercicio del gasto del gobierno y la contracción de la inversión pública y privada.

 “La institución bancaria señala que es importante que el gasto del gobierno tenga una estrategia contracíclica y se destine a la inversión física, los proyectos de infraestructura tienden a generar empleo y avivan la confianza de los inversionistas privados”.

Los economistas coinciden en que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se enfrentará a un dilema en el futuro cercano a consecuencia de un bajo crecimiento ya que deberá elegir entre recortar aún más el gasto para cumplir con las metas fiscales o relajar su postura fiscal para apoyar el crecimiento.

Compartir publicación