Empeora CEPAL pronóstico de caída del PIB de México a 9% este 2020

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), insistió en que los gobiernos de la región deben evitar la "austeridad del sector público"

Alicia Bárcena, secretaria de CEPAL, consideró que las remesas en la región caerán 20% este año
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Julio 15, 2020, 2:22 p.m. Economía

Ante la resistencia de la pandemia del COVID-19 y la debilidad previa de la economía, el Producto Interno Bruto (PIB) de México se contraerá 9% en este año, anticipó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).
En el 5º  informe especial COVID-19 el organismo advierte que este deterioro del panorama económico motivará una destrucción del empleo como no se ha visto en años, una ampliación de la desigualdad y un incremento de la pobreza.
Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL destacó que el deterioro del panorama es generalizado en el mundo y en particular para el caso de América Latina y el Caribe.
Detalló que Brasil registrará un desplome de 9.2% en su PIB, y por tratarse de las economías más grandes de la región, consideró que dicha baja contribuirá de forma importante en el arrastre de la región hacia una caída de 9.1%.
Por ello señaló que el deterioro en la región “podría conducir a una segunda década perdida”.
Su visión está en línea con la del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en que el flujo de remesas a la región caerá 20% este año, aunque destacó que la resistencia de estos recursos hacia México, que han mantenido su avance, podría explicarse por la intención de los trabajadores mexicanos de enviar sus ahorros a sus familias de origen.
Asimismo insistió con los gobiernos de la región en “evitar la austeridad del sector público" por el tamaño del choque de oferta y demanda, lo que ha significado una paralización de la actividad económica. Y sostiene que la caída del crecimiento y el "tremendo aumento de la vulnerabilidad de las familias y empresas", demanda de los gobiernos un apoyo sin precedentes y estructural, donde se pueda garantizar un bono alimentario para las familias de escasos recursos y un ingreso básico universal de emergencia cuya permanencia debe asumirse ya como algo estructural.

Compartir publicación