En guerra comercial solo hay perdedores: Carnstens

El director del BPI señala en Basilea, Suiza, que para lograr el crecimiento mundial, además de la política monetaria, serán necesarias estrategias y de prudencia macroeconómicas

Delicado que los bancos centrales no puedan continuar con su normalización monetaria: Carstens
Escrito por: Roberto Romero Julio 1, 2019, 11:50 a.m. Economía

Agustín Carstens, director general del Banco de Pagos Internacionales (BPI), señaló que "en las guerras comerciales no hay ganadores, sólo perdedores".

Durante su discurso en la Asamblea General Anual del BPI, Carstens señaló que "la economía mundial ha experimentado una evidente desaceleración a lo largo de los últimos meses" en parte por las tensiones comerciales.

Cabe señalar que a dicha asamblea asisten los 60 bancos centrales y autoridades monetarias de todo el mundo que son sus accionistas.

Carstens agregó por otra parte que “mantener la expansión monetaria o, incluso, relajarla más puede traer problemas y reducir el margen de maniobra en el futuro para la economía” y consideró que "el avión no puede volar con un solo motor; debe arrancar los cuatro que tiene".

Carstens recordó que las tensiones comerciales y la incertidumbre sobre el futuro del sistema comercial multilateral han frenado notablemente a la economía mundial.

Además indicó que otro viento en contra es la desaceleración económica de China, donde las autoridades han tomado medidas para reducir su endeudamiento y tener un crecimiento más sostenible.

"Dado el peso y las estrechas interconexiones de China en la economía mundial, su desaceleración se extendió rápidamente al resto del mundo".

Hay que tomar en cuenta que en la reunión de los países del G20 en Japón, Estados Unidos y China se dieron una tregua en su guerra comercial y se comprometieron a seguir las negociaciones para cerrar un acuerdo comercial.

Los países del G20 se pronunciaron "a favor de los fundamentos del libre comercio" y del "crecimiento económico".

El BPI considera que los bancos centrales se enfrentan a un tarea muy delicada en estos momentos, puesto que las instituciones se han visto obligadas a frenar el proceso de normalización de sus políticas monetarias ante el debilitamiento económico global.

Compartir publicación