La economía de México caería 7.5% en 2020 y con una segunda ola de contagios por el COVID-19 el golpe aumentaría a un 8.5%: OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que el gobierno tiene margen para una respuesta fiscal que contenga los daños económicos a largo plazo

Expertos de la OCDE indicaron que la credibilidad de la política monetaria ha ayudado a absorber el choque externo
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Junio 10, 2020, 9:29 a.m. Economía

La economía de México caerá un 7.5% en 2020, pero si se llega a presentar una segunda ola de infecciones del COVID-19 antes de final del año, lo que provocaría otra vez la imposición de medidas de restricción al movimiento, el golpe podría ser de hasta de 8.6% estimó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
La organización dijo que “en  ambos escenarios, el nivel del PIB será más bajo que el de finales de 2019, ya que los sectores de turismo y exportación tardarán un tiempo en volver a los niveles previos a la pandemia".
Agregó que en el caso de un segundo golpe, se prevé que el PIB pueda crecer un 2% en 2021, avance que podría incrementarse hasta un 3% si el país no experimenta una segunda ola de contagios del COVID-19.
Asimismo la OCDE hizo ver que “la reciente prudencia fiscal” que aplica México, “concede cierto margen para la adopción de medidas adicionales de respuesta fiscal para contener los daños económicos a largo plazo”.
Agregó que “dada la magnitud de la recesión estaría justificado poner en marcha nuevas medidas (…) como transferencias moentarias a trabajadores tanto del sector informal como el formal que hayan perdido su empleo o sufrido pérdidas importantes de ingresos y reformar el programa de seguro de desempleo”.
Los expertos de la OCDE resaltaron que “algunos estados están concediendo una reducción temporal de las cargas tributarias para las Pymes, que tambine podrían complementarse a nivel federal”.
Consideró también que “la credibilidad del marco de política monetaria está ayudando a absorber el choque externo y a reducir al mínimo los desequilibrios por cuenta corriente”; sin embargo subryó que “hay espacio para recortes adicionales de las tasas de interés de política monetaria para apoyar aún más la recuperación”.
 

Compartir publicación