Países en desarrollo serán particularmente afectados por la crisis ocasionada por el COVID-19

David Malpass, presidente del Banco Mundial, aseguró hoy que como resultado de la crisis económica y la caída de los precios de materia primas básicas más de 60 millones de personas podrían sumarse a la "pobreza extrema"

David Malpass, presidente del BM, alertó que los países que dependen del turismo, remesas y comercial mundial serán particularmente afectados
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Junio 2, 2020, 1:52 p.m. Bazar

Más de 60 millones de personas podrían caer en la pobreza extrema en 2020 debido a la pandemia ocasionada por el COVID-19 y los cierres económicos obligados para mitigar los contagios, advirtió este martes David Malpass, presidente del Banco Mundial y alertó que los países en desarrollo que dependen del turismo, las remesas y del comercio mundial serán particularmente afectados
Aseguró que la situación ha dado un duro golpe a la economía mundial, en especial a los países más pobres con un impacto directo en el ingreso de la población.
Agregó que es probable que estas estimaciones “aumenten aún más” por lo que afirmó que es necesarios que los países en desarrollo y la comunidad internacional tomen medidas para acelerar la recuperación.
De acuerdo con el informe de Perspectivas de la Economía Mundial del Banco Mundial, las medidas de respuesta a corto plazo para abordar la emergencia de salud deberán ir acompañadas de políticas integrales para impulsar el crecimiento a largo plazo, incluso mejorando la gobernanza y los entornos empresariales, y expandiendo y mejorando los resultados de la inversión en educación y salud pública.
Para hacer que las economías futuras sean más resistentes, muchos países necesitarán sistemas que puedan construir y retener más capital humano y físico durante la recuperación, utilizando políticas que reflejen y fomenten la necesidad postpandemia de nuevos tipos de empleos, empresas y sistemas de gobierno.
“Las elecciones de políticas realizadas hoy, incluida una mayor transparencia de la deuda para invitar a nuevas inversiones; avances más rápidos en la conectividad digital, y una gran expansión de las redes de seguridad de efectivo para los pobres, ayudarán a limitar el daño y construir una recuperación más fuerte” señaló el presidente del organismo.
Malpass identificó el financiamiento y la construcción de infraestructura productiva entre los desafíos de desarrollo más difícil de resolver y advirtió sobre la necesidad de ver medidas para acelerar los litigios y la resolución de quiebras.
Agregó que en el largo plazo la pandemia dejará daños duraderos a través de múltiples canales, incluida una menor inversión; erosión del capital físico y humano debido al cierre de empresas y la pérdida de escolaridad y empleos; y un retiro de los vínculos mundiales de comercio y oferta.
Detalló que los países en desarrollo que dependen del turismo, las remesas y del comercio mundial serán particularmente afectados, advierte el análisis del Banco Mundial y alerta que los bajos precios del petróleo poco ayudarán a la recuperación y en cambio, pueden agravar el daño causado por la pandemia al debilitar aún más las finanzas de los productores.
Malpass indicó que para las economías emergentes exportadoras de petróleo, el escenario es poco alentador, ya que además de la crisis de salud pública sin precedentes, experimentan fuertes recesiones económicas a medida que sus ingresos por exportaciones cayeron.
Al respecto, Ayhan Kose, director del Grupo de Prospectos del Banco Mundial consideró que “incluso si los precios del petróleo aumentan a medida que se recupera la demanda mundial de petróleo, la reciente caída de los precios es otro recordatorio para los países exportadores de petróleo de la urgencia de continuar con las reformas para diversificar sus economías”.

Compartir publicación