Queda México fuera del Índice de Confianza de IED elaborado por A.T. Kearney

De acuerdo con la consultora determinaciones como la cancelación del NAIM y la preferencia a proyectos como el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería Dos Bocas fueron parte de los factores que borraron a nuestro país de los 25 países favoritos para invertir

Desde 1998 es la segunda vez que México queda fuera de los 25 favoritos para la IED
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Junio 16, 2020, 2:23 p.m. Economía

México quedó fuera del Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa 2020, elaborado por la consultora A.T. Kearney, en el que se evalúa a los 25 países que más atraen y retienen capitales foráneos, esto después de que desde la edición pasada nuestro país había caido ocho posiciones al escalón 25.
En la clasificación de este año Estados Unidos encabezó la lista de los favoritos, seguido por Canadá, Alemania, Japón y Francia.
De acuerdo con la consultora nuestro país quedó fuera del listado debido a determinaciones como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; la priorización de inversiones de bajo impacto económico y social como la refinería Dos Bocas, el Aeropuerto de Santa Lucía y Tren Maya; los cambios en las reglas del sector energético, y el freno a inversiones aprobadas como en el caso de la planta de cerveza de Constellation Brands.
Cabe señalar que desde 1998 cuando A.T. Kearny revela esta clasificación, nuestro país quedó fuera de la misma solamente en 2011.
El renombrado Índice de Confianza de IED tiene como base en una encuesta administrada a 500 altos ejecutivosy líderes regionales y de negocios y todas las compañía que participan en el sondeo tienen ingresos anuales de al menos 500 millones de dólares. Las empresas participantes tienen su sede en 30 países diferentes (en conjunto, originando más de 90% del flujo global de IED de los últimos años) y abarcan todos los sectores.
Con respecto a México,  Ricardo Henaine, director y socio de Kearney aquí señaló que “conforme se desarrolló la crisis de COVID-19 la confianza de los inversionistas disminuyó en todos los ámbitos —mercados desarrollados, emergentes y fronterizos—, reflejando el rápido desarrollo de la pandemia” y parece que se ha presentado un regreso de los factores fundamentales a mercados grandes y más estables con estructuras políticas y regulatorias más predecibles, lo que añadió “refuerza el interés por economías desarrolladas”.

Compartir publicación