Recorte a Ramo 23 otro golpe a las finanzas de los estados

De acuerdo con los expertos los estados sufrirán aún más en la segundo mitad del año porque estacionalmente es cuando se ejerce la mayor cantidad del gasto

Ramo 23 otro golpe a la obra pública y contratación de servicios de los estados
Escrito por: Isaac Luna Ago. 6, 2019, 8:35 a.m. Economía

En los primeros 6 meses del año el Ramo 23 que considera provisiones salariales y económicas, y que es conocida como la “caja negra del presupuesto" registró un gasto de 52 mil 684.1 millones de pesos, una reducción de 47.4% en términos reales respecto al mismo periodo del 2018.

Se trata de la disminución más alta registrada desde 2005 para un periodo similar, esto en adición a que el gasto fue menor a lo que se tenía programado por 67 mil 884.3 millones de pesos de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Al considerar solamente junio, el Ramo 23 presentó una reducción anual en su gasto de 53%, lo que implica que se ejercieron solamente 7 mil 651 millones de pesos.

Vale señalar que vía el Ramo 23 se transfiere una gran cantidad de recursos a las arcas de los estados y municipios en fondos que carecen de reglas de operación, lo que dificulta el seguimiento del destino de los recursos.

Ricardo Gallegos, quien es director ejecutivo senior de finanzas públicas e infraestructura de la calificadora HR Ratings, comentó que por ejemplo, entidades como Colima, Coahuila, Quintana Roo, Nayarit, Morelos, Chiapas, Michoacán, Veracruz y Baja California Sur han hecho ajustes a sus gastos para poder compensar los ingresos que percibían del Ramo 23.

Hizo ver que “las reducciones en el gasto de los estados las percibimos principalmente en adquisición de bienes inmuebles y servicios generales, de los cuales muchos están relacionados con obra pública y en ese rubro también vemos importantes reducciones”.

El directivo agregó que ante menores ingresos los estados como Quintana Roo, Michoacán, Ciudad de México, Sonora, Baja California, Morelos, Chiapas, Jalisco y Tamaulipas podrían requerir créditos de corto plazo y anticipo de participaciones como una medida de liquidez.

Explicó que no obstante que la mayoría de los estados han podido ajustarse, el tema se profundizará en el segundo semestre porque es cuando estacionalmente se ejerce una mayor parte del gasto.

Gallegos también hizo énfasis en que la mayoría de los estados no sólo ha dejado percibir recursos del Ramo 23, sino también recursos para convenios que sirven para que los estados puedan solicitar dinero a secretarías federales como la de Comunicaciones y Transportes, o bien, Comisión Nacional del Agua, (CONAGUA) o la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Compartir publicación