Standard & Poor´s confirmó calificación a México pero advirtio riesgos por TLCAN y cambios fiscales en 2018

Además de un abandono del TLCAN, afectaría también que un nuevo gobierno, tras las elecciones del próximo año, cambie inesperadamente las políticas fiscales y también las económicas.

Ve S&P perspectiva estable para economía en México, pero ve en 2018 una gran peligro
Escrito por: Isaac Luna Dic. 19, 2017, 8:55 a.m. Economía

La agencia Standard & Poor´s confirmó las calificaciones soberanas de México en moneda extranjera de largo y corto plazo de ‘BBB+’ y ‘A-2’. Ello significa que considera estable la perspectiva económica del país porque existen sólidos fundamentales.

El criterio de Standard & Poor´s se basa en que estima  que habrá continuidad en las políticas económicas  y fiscales al menos en los próximos dos años. Estas últimas, de acuerdo con la agencia, van a contener el nivel de deuda del gobierno.

Sin embargo, S&P recalca que hay peligros para el crecimiento del Producto Interno Bruto del país en caso de que los tres países que integran el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLCAN, no lleguen a un acuerdo que le dé continuidad.

Standard & Poor´s espera que se alcance un nuevo acuerdo que preserve en gran medida los vínculos comerciales y financieros que apuntalan a la economía de Norteamérica.

Pero señala que una alteración inesperada en los vínculos comerciales y de inversión entre México, Estados Unidos y Canadá afectaría las expectativas de crecimiento del PIB de nuestro país.

Afectaría también que un nuevo gobierno, tras las elecciones del próximo año, cambie inesperadamente las políticas fiscales y también las económicas.

De igual manera, señala que eventuales modificaciones en las políticas del sector energético, incluyendo medidas que debiliten la posición financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), podrían potencialmente aumentar los pasivos contingentes de la deuda soberana y en ese caso, el perfil financiero sufriría una erosión gradual que elevaría la vulnerabilidad de las finanzas públicas.

Compartir publicación