Baja Fitch calificación de largo plazo de PEMEX en deuda extranjera y nacional

Considera que la falta de inversión anual para reponer reservas, un flujo negativo y un menor apoyo gubernamental podrían llevar a la empresa a nivel de insolvencia

Baja Fitch calificación de PEMEX y afirma que se falla en reconocer su importancia para las finanzas
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Ene. 29, 2019, 6:01 p.m. Economía

La calificadora de valores Fitch bajó la calificación para la deuda de PEMEX de BBB+ a BBB- para las emisiones internacionales que suman unos 8 mil millones de dólares y para la nacional de largo plazo de AAA a AA debido a su flujo de efectivo negativo e incapacidad para reponer reservas; así mismo redujo el grado individual para la petrolera nacional a CCC de B- por la percepción de que tendrá un menor apoyo gubernamental. Además mantuvo la perspectiva negativa en todos los casos. El único nivel que dejó sin variación fue el de la deuda de corto plazo en monda nacional en F1+.

Fitch Ratings hizo ver que la baja  refleja el deterioro continuo del perfil crediticio individual de PEMEX y la baja a ‘CCC’ desde su anterior calificación de ‘B-’ es “resultado de una generación negativa persistente de flujo de fondos libre (FFL) junto con una subinversión en exploración y producción”.

La institución proyecta que la compañía reportará flujo negativo de entre 3 mil millones y 4 mil millones de dólares para 2018 y 2019, pero que dicho déficit en el flujo de efectivo está subestimado y sería significativamente mayor, puesto que se situaría entre 12 mil y 17 mil millones de dólares por año, esto si se considera que la Empresa Productiva del Estado debe invertir entre 9 mil y 14 mil millones de dólares anuales para reponer reservas.

La agencia calificadora cree que este monto de inversión es suficiente para detener la caída anual de producción si se invierte correctamente.

Fitch también espera que PEMEX reporte una razón de deuda total a reservas probadas (1P) de aproximadamente 15 dólares de deuda por barril (bbl) para el año 2018 y que el apalancamiento ajustado entre el flujo generado por sus operaciones continúe sobre las 10 veces, lo que para la calificadora corresponde a insolvencia.

Se explica que el deterioro del perfil crediticio individual de PEMEX a “CCC” está relacionado con la intención del actual gobierno mexicano de apoyar en menor medida a la petrolera puesto que se considera que el incentivo bajó  a “fuerte” desde “muy fuerte”.

No obstante la posición de la administración el presidente Andrés Manuel López Obrador de no apoyar en demasía a PEMEX, Fitch indicó que “continúa evaluando la fuerza de la propiedad y control del gobierno hacia la compañía como “muy fuerte” y el historial de soporte como “moderado”,  lo que desde su punto de vista “resulta de la extracción de cantidades importantes de fondos de PEMEX por parte del gobierno”; no obstante la inyección de capital anunciada recientemente por 25 mil millones de pesos y una reducción de las transferencias del gobierno por 11 mil millones de pesos.

Fallo en reconocer la importancia de PEMEX para el país

También resalta que “la reacción lenta para fortalecer el perfil crediticio individual de PEMEX es un indicador de que el gobierno ha fallado en reconocer, uno o ambos, la viabilidad del perfil financiero de la compañía y/o la importancia estrategia que representa la compañía para el gobierno y el país”.

Agrega que una situación financiera estresada en la petrolera nacional “tiene el potencial de interrumpir el suministro de combustibles líquidos en todo el país, lo cual podría tener consecuencias sociales y económicas significativas para México”.

Fitch subraya que nuestro país es un importador neto de combustibles y la compañía depende de la importación de productos básicos de petróleo, incluyendo gas seco, productos petrolíferos y petroquímicos para abastecer la demanda local.

 

Compartir publicación