Baja Fitch calificación soberana de México a BBB- por coronavirus y profundidad de la recesión

La calificadora de valores destacó que hacia el segundo semestre del año se podría presentar una mejora de la economía, pero se vería retrasada por lo mismos factores que ya frenaban el desempeño económico, entre ellos el deterioro del clima de negocios

Fitch consideró que la falta de una respuesta fiscal puede retrasar la recuperación
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Abril 15, 2020, 6:09 p.m. Economía

Debido a que el shock económico ocasionado por la pandemia del nuevo coronavirus llevará a México a una severa recesión y a que su probable recuperación se verá probablemente frenada por los mismo factores que han obstaculizado el reciente desempeño económico del país, como el deterioro del clima de negocios en ciertos sectores y una erosión de la fortaleza institucional y del marco regulatorio, Fitch Ratings bajó hoy la nota soberana del país a BBB- desde BBB con perspectiva estable.
En el análisis la calificadora de valores también destaca que aún con la ausencia de una respuesta fiscal financiada a la crisis económica, la deuda del gobierno se incrementará en 6 puntos porcentuales para situarse en casi 50%, el mayor nivel desde 1980, lo que dificultará encaminar las públicas.
Hace ver que el regreso a un nivel sostenible de la deuda vs PIB será todo un desafío; no obstante, reconoció que una política monetaria creíble construida alrededor de un tipo de cambio flexible y objetivos de inflación se mantienen como una fortaleza para la calificación soberana de México y ayudará a absorber el shock externo, en tanto se minimizan los desequilibrios externos de la cuenta corriente.
Asimismo dijo que en línea con la actualización de su reporte de perspectivas de la economía mundial del pasado 2 de abril, se espera que la economía de nuestro país se contraiga al menos un 4% en este 2020 con una fuerte caída en la primera mitad del año, seguida de una recuperación paulatina en el segundo semestre. Sin embargo, destacó Fitch, que dada la naturaleza d ela actual crisis sanitaria, el nivel de incertidumbre es más alto de lo habitual y el equilibro de riesgos se inclina a la baja.
Subrayó por igual la destrucción acelerada del empleo y del comercio, y consideró que el alcance de la contracción económica y su recuperación estará también fuertemente relacionada con Estados Unidos el principal socio comercial.
Señaló que la ausencia de una “respuesta fiscal considerable para apoyar el consumo, en comparación con otros pares de la misma calificación en la región, refleja un deseo de minimizar los desequilibrios fiscales, pero puede retrasar la recuperación”.
Además la agencia calificadora estimó que persistirán los mismos factores que frenaron la inversión antes de la crisis como un gobierno poco fuerte y políticas públicas que han desalentado la inversión.
En el lado positivo Fitch destaca que el T-MEC entre en operaciones en el segundo semestre del año, lo que aliviaría la incertidumbre que ha prevalecido desde finales del 2016. Además de que como resultado de la pandemia empresas estadounidenses han reducido la dependencia de China, que ya era un objetivo de la administración del presidnete Donald Trump, lo que podría apoyar las perspectivas de inversión a mediano plazo. Además, de que el tratado en sí mismo representa un compromiso a largo plazode México para mantener una posición económica hacia el mercado y trabajar de la mano de la inversión extranjera, lo que limita los riesgos de una política más centralizada en el gobierno. 
Dijo que las  perspectivas para las finanzas públicas son mucho menos favorables que en el momento de la última revisión de calificación en diciembre de 2019, pueto que espera que el déficit del gobierno general se amplíe en alrededor de 2.5 puntos porcentuales del PIB al 4.4% del PIB con poco margen para la consolidación en 2021.

Compartir publicación