Baja tasa de desocupación a su mejor nivel desde 2005 con un 3.1%, pero subocupación aumenta a 7.7%

El INEGI informó que el nivel de informalidad se situó en 56.1%, lo que significa que en el país sólo 44 de cada 100 trabajadores tienen garantizados los derechos mínimos laborales como prestaciones, seguridad social y contratos formales.

El 18.8% de los trabajadores del país lo hacen en condiciones precarias
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Ene. 21, 2020, 10:09 a.m. Economía

En diciembred el año pasado sólo un 3.1% de la población económicamente activa (PEA) declaró estar desocupada, lo que sitúa este nivel de desempleo en el menor del año pasado y el mejor para un diciembre desde que se tienen registros en 2005.
En función con las cifras que dio a conocer esta mañana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en  la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo la cifra se compara favorablemente con el mismo mes del 2018 cuando el desempleo se situó en un nivel de 3.6%.
De acuerdo con el INEGI la tasa de participación laboral, que es la que se refiere a la fuerza laboral potencial, se ubicó en 60.2%, lo que significa que 60 de cada 100 mexicanos mayores de 15 años se encuentra económicamente activo, lo que quiere decir que de diciembre a diciembe la participación se incrementó 0.7 puntos dado que se encontraba en 59.5%.
Cabe señalar  que la informalidad laboral registró una ligera mejoría al pasar de un 56.8% al 56.1% en su comparación con diciembre del 2018, pero aún se situa en un nivel muy alto puesto que supera a la mitad de la población ocupada convirtiéndose en una de las principales problemáticas del mercado laboral mexicano. Este nivel de informalidad implica que en el país sólo 44 de cada 100 trabajadores tienen garantizados los derechos mínimos laborales como prestaciones, seguridad social y contratos formales.
Por lo que hace a los trabajadores subocupados, es decir aquellos que buscan más horas de trabajo, estos se incrementaron de manera importante a un 7% contra el 6.6% del cierre de año antepasado.
Por lo que hace a aquellos que mantienen condiciones críticas de ocupación la tasa subió a un 18.8% contra el 15.3% anterior. Habrá que recordar que este indicador laboral alcanzó sus niveles máximos históricos (desde 2005) durante el 2019, expresando un retroceso importante en términos de precarización laboral. Esta tasa evalúa las condiciones laborales de los ocupados desde la duración de sus jornadas, el nivel de sus ingresos y la combinación de ambas variables.
 

Compartir publicación