Estímulos fiscales son esenciales para evitar una depresión profunda debido a la pandemia ocasionada por el COVID-19: FMI

En su Monitor Fiscal hizo ver que las deudas de los países se incrementarán forzosamente debido a la caída de los ingresos fiscales por el golpe a la actividad económica, pero insistió en que sólo los apoyos a las personas y a las empresas evitarán una depresión mayor

El FMI prevé que el gasto sanitario necesario y las medidas fiscales para apoyar a las personas y empresas tendrá un costo estimado en 3.3 billones de dólares a nivel mundial
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Abril 15, 2020, 12:30 p.m. Economía

Aún cuando el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que los ingresos fiscales de las naciones podrían caer hasta un 2.5% del PIB debido a la contracción económica ocasionda por la pandemia del COVID-19, insistió en la necesidad de aplicar medidas fiscales sin precedentes para proteger a las personas y empresas afectadas por las pérdidas de ingresos y evitar una depresión profunda y duradera de la economía mundial.
El FMI reconoce sin embargo, que habrá riesgos colaterales puesto que todos estos estímulos se darán en el contexto de la caída de ingresos tributarios debido al fuerte descenso de la economía global, y partiendo de una posición inicial de alta deuda pública.
En el Monitor Fiscal que el orgnismo multilateral emite cada semestre efectúa una revisión general de la situación en que se encuentran las finanzas públicas de los 189 países miembros, prevé que los ingresos tributarios serán 2.5% del PIB más bajos que el año pasado.
Asimismo prevé que el gasto sanitario necesario y las medidas fiscales para apoyar a las personas y empresas también tendrá costos fiscales directos, actualmente estimados en 3.3 billones de dólares en el mundo, y que las garantías y otros pasivos contingentes, así como las inyecciones de capital para apoyar a las empresas financieras y no financieras, también crearán riesgos fiscales.
 
Crecerá deuda de México
 
En cuanto al país el FMI estimó que la deuda del gobierno mexicano aumentará a 61.4% del Producto Interno Bruto (PIB) durante este año, comparado con el 53.4% en 2019, con lo que romperá con 4 años continuos de tendencia a la baja, nivel que cabe destacar que aún así se sitúa por debajo del 78% del promedio de América Latina y del 96.4% estimado para el orbe.
El organismo también hizo que ver que en general, este 2020 habrá un deterioro en los balances fiscales de casi todos los países y, aunque un aumento considerable de los déficits es necesario y apropiado para muchos países, en algunos casos presenta vulnerabilidades.
Víctor Gaspar, director del Departamento de Asunto Fiscales, dijo que “el tamaño del impacto de COVID-19 en las finanzas públicas es altamente incierto en este momento y dependerá no sólo de la duración de la pandemia, sino también de si la recuperación económica es rápida o si la crisis arroja una larga sombra”.
El FMI estima que la deuda pública global aumentaría más de 13 puntos porcentuales en este año, a un 96.4% del PIB. Y es que para contener el impacto económico del COVID-19, los países han aprobado acciones fiscales cercanas a 8 billones de dólares, que corresponden al 9.5% del PIB.
Por igual advirtió que los gobiernos verán a la baja sus ingresos, incluidos los de aduanas, a medida que disminuyan la actividad y el comercio, y refierió que la experiencia de la crisis financiera mundial y las epidemias pasadas, sugiere que los ingresos disminuyen aún más que la producción, ya que las personas y las empresas luchan por cumplir con sus obligaciones tributarias.

Compartir publicación