IMEF considera que BANXICO arriesga al bajar tasa de interés

Además con ello se genera la posibilidad de depreciaciones para el peso

IMEF advierte riesgo de bajar tasa de interés por parte de BANXICO
Escrito por: Isaac Luna Ago. 19, 2019, 4:10 p.m. Economía

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) aseguró que la reducción de la tasa de interés por parte de Banco de México (BANXICO) representa una apuesta arriesgada, debido a que difícilmente tendrá efectos perceptibles sobre la actividad económica cuando el entorno global está lleno de incertidumbre.

Y es que la semana pasada el instituto central redujo su tasa de 8.25% a 8%, tras de que la Reserva Federal de Estados Unidos redujera también su tipo de interés referencial.

"Bajar la tasa en estos momentos puede ser una apuesta arriesgada, ya que difícilmente tendrá efectos perceptibles sobre la actividad económica cuando el entorno global está lleno de riesgos, además podría producir una fuerte depreciación del tipo de cambio y obstaculizar el descenso de la inflación hacia su meta".

El IMEF señaló que de presentarse choques negativos producidos por la política pública o una posible baja en la calificación de la deuda soberana, el tipo de cambio se volverá más sensible y podría depreciarse más allá de lo esperado, advirtió.

"Si la inflación no desciende conforme se desea, entonces estaría reduciéndose la credibilidad del banco central para alcanzar su meta formal de inflación", afirmó.

Ante esta incertidumbre, el IMEF recortó su pronóstico de crecimiento del PIB para 2019 de 0.9% del mes de julio a 0.6% en el presente mes.

"La falta de claridad sobre el futuro, que luce altamente incierto, está frenando la inversión total de la economía, lo que está produciendo una notable desaceleración en la creación de empleos y una mayor cautela en los consumidores, frenando también el ritmo del consumo privado en el país, que es el principal motor del mercado interno", explicó.

Esta alta incertidumbre se alimenta tanto por factores externos como internos. En el primer caso destaca el creciente temor a una recesión en la economía global, especialmente en Estados Unidos.

Compartir publicación