Resalta Junta de Gobierno de BANXICO severo deterioro económico y espera recuperación lenta

De acuerdo con los miembros de la Junta de Gobierno de BANXICO, PEMEX se mantiene como un alto riesgo para las finanzas y la inflación en el país se mantiene a la alza, a contracorriente de lo que sucede en el orbe

El COVID-19 ha generado una severa crisis económica que tendrá una recuperación en forma de "U", consideró la Junta de Gobierno de BANXICO
Escrito por: Claudia Angélica Rodríguez Julio 9, 2020, 1:58 p.m. Economía

La Junta de Gobierno del Banco de México resaltó el severo deterioro de la actividad económica, destacó el riesgo que significa PEMEX y consideró que el panorama de la inflación se mantiene incierto y en contra corriente de la tendencia recesiva mundial.


En su última reunión del 25 de junio, esto de acuerdo con las minutas dadas a conocer hoy por el banco central, todos los integrantes de la Junta de Gobierno destacaron el deterioro de la actividad económica en el país a raíz de la contingencia generada por la pandemia del COVID-19 y estimaron que la recuperación será lenta en forma de "U" y alertaron por una probable "W" en la que habría una segunda recaída.

El documento que hace referencia a la decisión de política monetaria en donde votaron por recortar la tasa de interés 50 puntos base para dejarla en 5%, el nivel más bajo desde noviembre de 2016, cuando se encontraba en 5.25%, también se señala que ante funcionario de la SHCP en una reunión virtual, algunos miembros destacaron la falta de un enfoque de política balanceado, particularmente en la parte fiscal.


Además “la mayoría (de los miembros de la Junta) resaltó el aumento de los precios de las mercancías alimenticias por posibles problemas de suministro y por una reasignación en el gasto de los hogares ante la emergencia sanitaria.


Según lo descrito en la relatoría de la reunión “algunos” miembros del cuerpo colegiado, consideraron que sí podrían presentarse presiones a la baja en la inflación derivadas de un efecto mayor al previsto de la contracción económica y de la menor presión inflacionaria mundial.
Por otro lado identificaron a la depreciación cambiaría así como problemas logísticos y de suministro de bienes y servicios, como riesgos al alza para la inflación.


En este contexto, señalaron que son riesgos para los mercados financieros nacionales y por ende para el peso mexicano, la situación de PEMEX y las finanzas públicas, así como el debilitamiento institucional.


En cuanto a los precios al consumidor, uno de los cinco miembros indicó que tres de los cinco grandes componentes de la inflación subyacente registraron variaciones anuales menores a 3% en la primera quincena de junio: vivienda, mercancías no alimenticias y servicios distintos a la educación y la vivienda.


Y consideró que “el único componente con un comportamiento realmente desfavorable es el correspondiente a las mercancías alimenticias que han aumentado por una reasignación en el gasto de los hogares y las disrupciones de oferta en algunos bienes”.


No obstante, “señaló que es posible que al menos parte de estos efectos desaparezca al normalizarse el consumo y abasto de dichas mercancías”.

Compartir publicación